Queremos saber

guia_responsable

Eres lo que comes. ¿Qué te gustaría ser?-Julie Murphy

¿Alguna vez nos hemos preguntado cuál será la calidad de los alimentos que ingerimos? ¿Cómo habrán sido producidos? y si son procesados, ¿qué ingredientes les habrán adicionado?
La mayoría de nosotros no podemos responder estas preguntas, porque muy pocas veces los productos frescos que compramos describen su procedencia, no sabemos si son locales, nacionales o importados, y tampoco incluyen información de cómo fueron producidos o transformados, si fueron fumigados o si contienen residuos que puedan ser tóxicos para nosotros y nuestras familias.
En Bolivia, igual que a nivel mundial, crece cada vez más una corriente que exige productos sanos y saludables: el derecho de saber sobre la calidad de alimentos que comemos y con los que alimentamos a nuestros hijos/as…

  • Queremos saber si los alimentos fueron fumigados con pesticidas, herbicidas y otros productos agroquímicos.
  • Queremos saber si los alimentos procesados contienen químicos, insumos con organismos genéticamente modificados, gran cantidad de azúcar, sal, colorantes, conservantes, saborizantes, estabilizantes, entre otros.
  • Queremos saber si las carnes, embutidos procesados, huevos y productos lácteos, contienen hormonas sintéticas, si el alimento balanceado con los que fueron alimentados esos animales contiene soya o maíz transgénico, o si utilizaron antibióticos persistentes en las granjas donde fueron criados, etc.

Tenemos el derecho de saber qué tipo alimentos están a nuestra disposición y qué tóxicos estamos ingiriendo que son potencialmente dañinos para nuestra salud y la de nuestras familias! En Bolivia la Ley 453 “Ley general de los derechos de las usuarias y usuarios y de los consumidores y consumidoras” habla del derecho al consumo sano para “Vivir Bien”.
Esta corriente cuestiona ¿por qué los alimentos producidos ecológicamente tienen que pasar por largos procesos burocráticos para conseguir un certificado que los categorice como ecológicos y por ende sanos? Por qué no más bien, al igual que el cigarro y el alcohol, los alimentos que contienen tóxicos dañinos para la salud deberían estar obligados a poner una etiqueta que alerte a los consumidores?

Pero, ¿qué significa producir ecológicamente?

La producción ecológica o agroecológica es una producción sin agroquímicos, en un ambiente que busca proteger a la naturaleza, a la salud humana (de productores y consumidores) y procura la sostenibilidad de la familia. La producción ecológica es una forma de vida y de convivencia entre los seres humanos y la naturaleza. Respeta los principios de reciprocidad y armonía, con respeto y amor a la Madre Tierra; respeta el ritmo de crecimiento de plantas y animales; aumenta la sostenibilidad del sistema agro-alimentario y disminuye la degradación del medio ambiente.
Los productos ecológicos generalmente son producidos en fincas, granjas, chacos, chacras, campos o huertos urbanos y periurbanos, que son integrales y con gran biodiversidad de plantas y animales. La producción sirve para satisfacer las necesidades de las familias productoras y solamente se comercializan los excedentes en los mercados locales o en ferias especializadas. Para procesar alimentos, se utilizan métodos naturales, evitando el uso de sustancias químicas, sintéticas, o aditivos artificiales.
Para alimentar y proteger los cultivos y animales se usan productos que no perjudican a la salud de la familia ni de los animales, además de prácticas naturales y tradicionales para el manejo de cultivos y control de plagas. Los desechos de las diferentes actividades se utilizan para la fabricación de abonos como compost o abonos líquidos fermentados. De esta forma se aprovecha todo y no es necesario comprar insumos de afuera de la finca.
Para que un alimento sea catalogado como ecológico, no basta prescindir del uso de agroquímicos. Deben desarrollarse mecanismos para proteger el medio ambiente (suelo, agua, aire); manejar al suelo como un organismo vivo, manteniéndolo sano y fértil a largo plazo, y optimizando el reciclaje de materiales biológicos para garantizar la productividad en forma sostenible; favorecer la conservación de la biodiversidad (animales, plantas, microorganismos, genes y conocimiento); maximizar la capacidad de uso múltiple (ej: agrosilvopastoril); incentivar la producción local con insumos y especies nativas o locales adaptadas al entorno ecológico; tener independencia productiva, es decir, generar los insumos básicos de producción dentro de la misma finca; promover la justicia social y la distribución equitativa de los excedentes sin explotar a los trabajadores o emplear niños; debe promover el desarrollo local sostenible, en base del rescate del conocimiento y tecnologías locales, donde el productor y consumidor son los actores de su desarrollo y valorizan sus productos; y finalmente, promover el comercio justo y desarrollo económico de pequeñas comunidades y productores locales.
Con esta ideología, el año 2006 se promulgó la Ley 3525 titulada “De regulación y promoción de la producción agropecuaria y forestal no maderable ecológica” en la que el artículo 23 – Reconocimiento de Certificaciones por el Sistema nacional de Control de la Producción Ecológica, reconoce dos tipos de certificaciones para el comercio de productos ecológicos:

  • Para el comercio internacional o exportación, a través de organismos de certificación reconocidos bajo la guía ISO 65.
  • Para el comercio nacional y local, a través de sistemas alternativos de garantía SAG de calidad, evaluados y controlados bajo normativas aprobadas por la Autoridad Nacional Competente del Sistema Nacional de Control de la Producción Ecológica.

En base a estos dos tipos de certificaciones la primera se tramita en un organismo de control reconocido por la Autoridad Nacional Competente, que se conocen como las certificadoras de tercera parte; las certificadoras evalúan y controlan el producto de acuerdo a los requisitos específicos del país de destino de la exportación, pero los sellos de categoría ecológica de los distintos países no pueden ser utilizados dentro de Bolivia para comercializar el producto como ecológico.

Los Organismos de certificación también pueden controlar y certificar la producción que cumple los requisitos nacionales y de esta manera otorgarle un sello que le permite a ese producto ser comercializado dentro del país como un producto ecológico, con un costo adicional. Con ese sello uno puede constituirse en un Operador Ecológico como productor, recolector, procesador y/o comercializador de productos ecológicos.
La segunda forma de ser reconocido como productor ecológico en Bolivia, con los Sistemas Alternativos de Garantía, puede ser a través del Sistema Participativo de Garantía (SPG) reconocido por la Ley 3525. El Sistema Participativo de Garantía (SPG´s) garantiza la calidad y el manejo de los productos ecológicos, genera confianza hacia los consumidores y permite que los productos ecológicos sean identificados, reconocidos y comprados en los diferentes mercados del país. Es una garantía social donde el productor/a se compromete y tiene mecanismos de control social que consisten en el seguimiento, evaluación y autoevaluación participativa entre familias, comunidades, organizaciones de productores/as, consumidores/as y autoridades.
Los SPGs están conformados de manera colectiva y participativa por operadores que son los: productores/as, recolectores/as, individuales o asociados en grupos, transformadores/as, comercializadores/as, de donde se eligen a los evaluadores; el comité de garantía que está conformado por: consumidores/as, productores/as y una instancia pública o privada; y por el o la representante del SPG.
Ambos procesos de certificación deben renovarse anualmente y en muchos casos los productores no tienen los recursos para postular a un certificado de tercera parte, ni la matriz social con la que conformar un SPG, quedándose al margen de certificados que garanticen su producción como ecológica.
La elección de ser un productor ecológico es una elección que implica una conciencia integral, que busca la salud de los que producen, de los que consumen, del suelo, del agua, del aire y de la vida. La presente guía, es un reconocimiento a este tipo de productores/as, ha recopilado los productos que son producidos de esta manera tengan o no certificación. Los productos que no cuentan con certificación han sido categorizados como “garantizado por instituciones” que trabajan con la agricultura ecológica o como “producto natural” porque con otro denominativo podría ser sancionado por la ley, por no contar con los tramites y certificados correspondientes.
Es importante que como consumidores/as contemos con la información necesaria que nos permita tener una alimentación que se adecue a nuestras necesidades y nuestras filosofías y así disfrutemos de una vida más saludable y un medio ambiente más sano.

Una guía para facilitar la información

La EcoGuía ha sido diseñada para ayudar a los/as consumidores/as a encontrar fácilmente los lugares donde se consiguen y comercializan productos ecológicos en la ciudad de Cochabamba. La EcoGuía está organizada de tal manera que se en la sección de EcoProductos, usted podrá buscar fácilmente los productos ecológicos de la A a la Z. En el cuadro de cada EcoProducto encontrará la información sobre los tipos de garantía que tiene el producto y en qué EcoPuntos de Venta podrá conseguirlo. Para determinar qué tipo de garantía se encuentra en qué tipo de Punto de Venta, se ha organizado una serie de colores que se muestran en la parte delantera del tipo de garantía que se repetirá en el ícono que encierra el número del EcoPunto de Venta.
El EcoPunto de Venta está detallado con un número que usted encontrará en la sección del Directorio de EcoPuntos de venta. En esa sección cada EcoPunto de Venta tendrá todos los detalles de contacto, horarios de apertura además de contar con una lista de los productores y los productos que se encuentran disponibles en dicho EcoPunto de Venta.
Esta EcoGuía también cuenta con una versión en digital – guia.agrecolandes.org – y posteriormente contará con un app para celulares inteligentes con los mapas y ubicación de los puntos de venta más cercanos a su localización. Si usted desea suscribirse a las noticias y actualizaciones continuas de la EcoGuía en su versión digital encontrará un formulario para rellenar en la última hoja de este ejemplar.

Deja un comentario